domingo, 3 de abril de 2011

El análisis estructural de una tesis.

Sin ánimo de ser repetitivos, debemos enfatizar en la necesidad de liberación, del monstruo de mil cabezas llamado tesis. Después de haber construido nuestro protocolo, haber recopilado y analizado información que nos ayude a contestar la pregunta inicial del problema, de confirmar o desechar nuestra hipótesis, nos encontraremos, ante la finalización de nuestra investigación. Sin embargo, no termina todo, debemos estructurar su presentación, es decir, debemos darle una organizada forma escrita. Esta presentación escrita, deberá, en primera instancia, pasar tres filtros de revisión básicos: de forma, de método y de fondo. Revisemos la parte formal del análisis estructural.

Aspectos generales

  1. Cumplir con el requisito de cuartillas mínimas (varia por grado e institución), impreso en hojas tamaño carta (sólo por una cara); márgenes superior e inferior de 2.5 centímetros e izquierdo y derecho de 3 centímetros, 1.5 de interlínea; letra arial de 12 puntos.
  2. No deberán usarse abreviaturas, salvo en dos casos: cuando se trate de un trabajo que lo requiera y que contenga su respectiva relación de abreviaturas, o en el caso de las abreviaturas convencionales utilizadas en el aparato crítico.
  3. En caso de que los trabajos contengan pasajes textuales de otro autor, deberá hacerse la oportuna aclaración y señalarse la nota de cita respectiva.
  4. Las transcripciones que excedan de 320 caracteres (cinco líneas) deberán ponerse en párrafo aparte, que tendrá un margen equivalente al de la sangría e irá sin comillas. Toda la cita deberá ir en sangrado.
  5. Las palabras en otro idioma deberán ir en itálicas o cursivas.
  6. No utilizar mayúsculas para destacar o enfatizar alguna palabra; para ese fin, deben usarse itálicas o cursivas.
  7. Los párrafos deben tener sangría en la primera línea, pero no deberá sangrarse con tabuladores ni con espacios en blanco.
Notas a pie de página

  1. Presentarse a pie de página, escritas con 1.5 de interlínea, en letra arial de doce puntos. Los distintos elementos que las conforman deberán ir separados sólo por coma. Cuando se refieren libros el orden es el siguiente: autor o autores (primero los apellidos y luego el nombre o nombres, separados por coma los primeros de los segundos), título en itálicas o cursivas (en este caso sólo se usará mayúscula inicial y en los nombres propios), número de edición (la primera no debe indicarse), traductor, lugar de edición (ciudad), editorial, año, colección, volumen o tomo, páginas. Ejemplo:

Kelsen, Hans, La teoría pura del derecho, 3a. ed., trad. de Eduardo García Máynez, México, UNAM, 1969, p. 437.

  1. Cuando se haga referencia a artículos de revistas el orden de aparición de los datos, es: autor o autores (primero los apellidos y luego el nombre o nombres separados por coma los primeros de los segundos), título del artículo entre comillas (con mayúscula inicial y en nombres propios), traductor (si lo hay), título de la revista en itálicas o cursivas (en este caso, salvo las preposiciones y artículos, las demás palabras que conforman el nombre propio de la publicación deberán iniciar con mayúscula), lugar de edición, serie o época, año, tomo o volumen, número, periodo que comprende la revista y páginas.
  2. Cita de documentos publicados en Internet: sólo deberá agregarse a la ficha, la dirección de la página de Internet correspondiente en cursivas.

Bibliografía.

  1. La bibliografía deberá ajustarse, en el orden de sus componentes, a lo señalado en los modelos para las notas a pie de página, sólo que, en este caso, los apellidos de los autores de la ficha bibliográfica se escribirán con mayúsculas. El formato del párrafo deberá ser francés (la primera línea de la ficha alineada al margen izquierdo y el resto con sangría).

Aspectos ortográficos y gramaticales.

Es menester señalar, que la presentación escrita de un trabajo de investigación, debe cumplir invariablemente con reglas de puntuación, ortografía y sintaxis. Al respecto, es recomendable acudir a bibliografía de estos temas. Son muchos los casos, en diversos niveles académicos, en que las faltas de ortografía son frecuentes. No debe ofendernos el hecho de regresar a revisar reglas de acento o puntuación.

Bibliografía.

Lineamientos y criterios del proceso editorial, Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, México, 2008, p. 53.

1 comentario: